Senado avala reformas a la Ley de la Industria Eléctrica y la envía al Ejecutivo

02 de Marzo de 2021






Luego de la participación de 46 oradores, quienes presentaron reservas al dictamen que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley de la Industria Eléctrica, el pleno del Senado de la República avaló los artículos reservados en sus términos con 68 votos a favor y 49 en contra. De esta manera el dictamen quedó avalado en lo general y en lo particular y se envió al Ejecutivo Federal.


La minuta con proyecto de decreto que deriva de la iniciativa preferente enviada por el titular del Ejecutivo Federal al Congreso de la Unión, fue discutida en sesión vespertina y se aprobó en lo general con 68 votos a favor y 58 en contra. 


Al inicio de la discusión y para fundamentar el dictamen, la presidenta de la Comisión de Energía, senadora Rocío Abreu Artiñano (Morena), explicó que la reforma reconoce que el Estado de Derecho debe prevalecer en todos los ámbitos y actos de poder público, lo que hace pertinente la revisión de los contratos de compromiso de capacidad y compra de energía suscritos con productores independientes. 


En los posicionamientos de las y los Grupos Parlamentarios, la senadora Ana Lilia Rivera Rivera (Morena) argumentó que con la propuesta se pretende "eliminar la simulación y el fraude a la ley, amparados bajo el régimen de autoabasto que se disimuló y protegió en la reforma del 2013 aprobada con el Pacto por México”. “Sin soberanía energética no somos libres, no somos independientes. Es una cuestión de seguridad nacional”, destacó. 


La iniciativa preferente “es constitucional y congruente con lo dispuesto en los artículos 25, 27, y 28 de la Carta Magna porque prioriza el interés nacional de brindar un servicio público de transmisión y distribución de energía eléctrica”, enfatizó el senador Ricardo Monreal Ávila (Morena), quien recordó que desde el 2013 se planteó que se revertirían las reformas que privatizaban y desmantelaban al Estado.


El senador Julen Rementería del Puerto (PAN) lamentó que no se haya podido llevar a cabo un parlamento abierto para escuchar a las y los expertos en el tema. Explicó que la reforma es una “contrareforma a la Reforma Energética” que provocará un panorama de mayor costo de la energía, incumplimiento a tratados internacionales y un escenario de energía insuficiente. 


Por su parte, la senadora Beatriz Paredes Rangel (PRI), enfatizó que nadie puede negarse a fortalecer a la CFE, "pero nadie puede admitir que sea razonable poner en riesgo el proyecto de la modernización productiva y de la captación de inversiones sólo por fortalecer a la CFE”, afirmó. 


“La Ley de la Industria Eléctrica va a marcar el presente y el futuro de México; llegamos a esta discusión con un albazo sin querer escuchar los argumentos y de espaldas a la gente de México”, señaló la senadora Verónica Delgadillo García (MC), quien puntualizó que quienes van a padecer los peores efectos de la emergencia climática serán los más vulnerables. 


La senadora Cora Cecilia Pinedo Alonso (PT) explicó que la iniciativa presentada por el Ejecutivo Federal, busca fortalecer a la CFE eligiendo las centrales de generación más eficientes e idóneas con las que se podrá obtener soberanía energética con fuentes de que reflejen correctamente las particularidades del país y alcanzar precios competitivos. 


Asimismo, la senadora del PVEM, Gabriela Benavides Cobos, adelanto que votaría en contra del dictamen debido a que las y los ciudadanos padecen los daños de una termoeléctrica que opera con combustóleo que daña el medio ambiente y la salud de las personas. 


En tanto, el senador Miguel Ángel Mancera Espinosa (PRD), destacó su compromiso con el desarrollo de un sistema eléctrico nacional que sea accesible, limpio, confiable y seguro, así como con el fortalecimiento de la CFE, sin embargo, considero que dicha reforma contraviene los tratados internacionales y la Carta Magna. 


El senador Emilio Álvarez Icaza Longoria reconoció que en materia energética “tenemos un pasado indefendible de corrupción, de malas decisiones y de deudas que tiene este país". Advirtió que esta reforma le costará mucho al país en los tribunales nacionales e internacionales. 


Al presentar un voto particular al dictamen, las senadoras Claudia Ruiz Massieu Salinas (PRI), y Alejandra Noemí Reynoso Sánchez (PAN) coincidieron en que dicha reforma viola la ley, la Constitución y los tratados internacionales de los que México es parte, debido a que no garantiza la salud de las y los mexicanos, ni el derecho a un medio ambiente sano. 



  • De acuerdo con el documento se busca cambiar el orden en que se despacha la energía eléctrica para utilizar primero la producida por las hidroeléctricas, luego la de las plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a través de combustibles fósiles y, finalmente, la energía generada por plantas renovables y de empresas privadas.  


    La reforma excluye a la CFE de su obligación de recurrir a las subastas eléctricas para contratar nueva energía eléctrica. Asimismo, obligará a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) a revisar los permisos de autoabastecimiento y los contratos de compra-venta de electricidad que tiene con particulares, y habrá revocaciones en los casos en los que se hayan obtenido mediante fraudes.




@NoticiaCongreso


Relacionadas