El sistema educativo nacional debe jugar un papel muy importante en la recuperación y fortalecimiento de la lengua mazahua

14 de Marzo de 2019




En el marco de la celebración del “2019, Año Internacional de las Lenguas Indígenas” hace uso de la tribuna el escritor Fausto Guadarrama López para emitir un mensaje en Mazahua.


Discurso:


  • Saludo con respeto a todos los presentes en este recinto legislativo.


    Los mazahuas somos un pueblo indígena que venimos de muy lejos, somos el espíritu de esta tierra, de este sol, del viento y del fuego, somos hijos nacidos del amor entre Jocotitlán (la montaña sagrada de los mazahuas) y Xinantecátl o Nevado de Toluca.


    Dentro de las ceremonias más antiguas está la de la fertilidad, ceremonia de la invocación a la lluvia. Ahora es tiempo de llamar a las nubes, de encender el fuego nuevo, de mover las manos y los pies en mágicos movimientos, de mirar con los ojos del alma, de comunicarnos desde este rincón del universo con las fuerzas del más allá. Esta es una enseñanza antigua heredada de nuestros padres y abuelos.


    Sembramos palabras, cultivamos pensamiento, tenemos el privilegio de comunicarnos con nuestro pueblo y con la sociedad no indígena.


    Hoy, con voz y pensamiento propio, expresamos que tenemos conciencia del ayer, del hoy y del mañana. Aquí estamos con nuestros pensamientos y nuestra historia como pueblo; hablamos desde el corazón de la tierra que nos vio nacer y nos preguntamos: ¿Quién puede decretar la muerte de una lengua? ¿Qué pensamiento racional es capaz de borrar una cultura?


    Como dice la Declaración de Escritores en Lenguas Indígenas: “Somos parte de este país y ciudadanos del mundo. Nos hemos desarrollado en una sociedad excluyente, que nos ha arrinconado al olvido y ha menospreciado nuestros valores. A pesar de la dominación cultural que hemos padecido, seguimos siendo pueblos, conservamos las lenguas que nos dan identidad, presencia, cohesión y dignidad. Somos pueblos que sabemos cantar, pueblos que soñamos, que luchamos por nuestros derechos y que anhelamos abrir nuevos caminos para el desarrollo humano”.


    La lengua mazahua sigue viva en el corazón de cada uno de nosotros, de cada persona y de cada familia. A través de la palabra construimos nuestra identidad, reproducimos y recreamos nuestro pensamiento. Las voces de nuestro pueblo reencuentran su naturaleza. El tiempo en su girar nos ha fortalecido la memoria. Nuestra lengua florecerá si el olvido y la marginación se superan, y si somos capaces de reconocer nuestra diversidad y los derechos culturales de la humanidad.


    En los últimos años, la lengua mazahua ha ido en decremento, cada vez son menos los hablantes y esto preocupa. Considero que el sistema educativo nacional debe jugar un papel muy importante en la recuperación y fortalecimiento de nuestra lengua. Para ello, las autoridades educativas y los maestros tienen que cambiar de actitud, porque la mayoría de ellos son los primeros en negar su enseñanza en las aulas.


    No puede haber igualdad mientras nuestra lengua y cultura sigan subordinadas; no puede haber verdad mientras se siga negando nuestra existencia, no puede haber razón mientras no comprendamos que la diversidad es riqueza, no puede haber equidad mientras se privilegie una cultura y se someta a las otras.


    No puede haber respeto mientras la discriminación persista y no puede haber justicia mientras el flagelo de la marginación social, económica y cultural, forme parte de la vida cotidiana de nuestro pueblo.


    En este momento excepcional de la humanidad tenemos que romper con viejos estereotipos y borrar la imagen del indígena, el tonto y torpe, como se ve en las películas de la India María, usando la vestimenta de la mujer mazahua que emigró para buscar una oportunidad en la vida pero que nunca perdió su identidad.


    Anhelamos cerrar un capítulo de sufrida historia y escribir otro, con la mente y el corazón abierto, en donde la solidaridad y la hermandad entre los pueblos nos guía hacia el bien común para que haya paz y justicia para todos.

  • Discurso en Mazahua

    Ri zengua texe yo kanrïba kja ne ngumï jakjo dyopjïji ye pjoste: Ye jñatrjo, ngeje d’aja jñiñi yo ba ekjomje na je’e, ngezgomje nu in jñu’u ne jómï, ne jyarï, ne nrajma, ñeje ne sibi, ngezgomje yo in chi’i nu o muxkomje ma o chjuntï ne Ngemorï k’o ne Tr’oxtr’e nu b’ïb’ï a manu a Zumi. Nuyo mixa yo xi kjaji k’o a mezhe na punkjï ngeje nu muxte, nu ngeje no otïíji k’ï ra sëjë ne dyeb’e, ngeje dya nu paa k’ï ra matr’ïji ye ngomï, k’ï ra chjët’ïji nu dadyo e sibi, k’ï ra ñ’omïji yo in dyéé ñeje yo in ngua yo mi na zoo ga kjaji, nu k’ï ra jñanraji k’o yo in nzhoo, in m’ïb’ï, nu ra ñaji nrizi kja nrëngïmï kja ne xoñijomï. Ngeje dya un o jitsk’omje nuyo in tata ñeje yo pale nrizi ma mi jingua. Ri tungomje ye jñaa. Ri tungomje ye kjijñi, ri pesigome nu zets’i ngek’ua ra jñagojme k’o yo in dyokjomje kja jñiñi ñeje k’o nuyo jñangicha, Nudya k’o yo in jñagoji ñeje k’o yo in kjinchi k’o ri pesigomje ñeje nujua jango ba ekjomje nuna jñiñi, ri jñagomje nrizi in m’ïb’ï ne jómï nu o jñanra ma ro ngarajoji kjanu ri onïji ¿kjo ngeje k’ï ra mbotr’ï d’a jñaa?, ¿kjo ngeje nu kjiñi un kja nu padya ra mamï k’ï ra ngï’ï texe yo ri pesiji ñeje yo ri kjaji? Nza kja ga mamï ne xiskuama no o dyopjï ye kjuarma k’o pjechi ra dyïsïji yo in jñagoji: “Ngezgoji yo m’ebonro k’o ro mimiji a ñeb’a kja ri tegoji k’o mbanteji kja texe ne xoñijomï. Ro tegoji kja ne jñiñi a B’onro jakjo nuyo ri jñaji dya ri chjejui yo dyaja e ntee, nuyo o jyeombeñe texe yo mi pesi yo in dyojui yo xi jñatrjoji. Pe zo o jyombeñeji nrizi ma mi jingua, ngezgojme yo a ru mezheji na punkjï i xiri pjorïíji nu in jñagoji nu d’ak’ïji d’a jmii, na zets’i ñe mi jyarto kja m’ïb’ï. Ngezgomje d’a jñiñi nu ri pjech’i k’ï ra tonjo, jñiñi nu pjechi ra kjinchi, k’ï pjechi ra chu’u ngek’ua ra mborï nu in koxte pa ra soo ra nok’ïji na joo”. Ne jñaa jñatrjo ngeje nu sido k’ï t’ïd’ï kja in m’ïb’ï ye b’ezo ñeje ye nzhixo, k’o na minji k’o yo in kjuarma kja ne jñiñi, k’o nudya nu jñaa ri dyëtr’ëji nunu in jmiji, ri kjaji k’ï ra sido ra ñaji ñeje ra kjiñiji texe yo ri mbeñeji. Nuyo ri ërëji kja nu padya kja in jñiñiji ngeje yo yepe ch’otr’ï kja in jomïji. Nuyo paa xinchiji ngeje nu kja k’ï kja ra zezhi yo in kjiñiji. Nu in jñagoji ra nzhëjnë, ma ra kjaji yo na kjuana i dya ra jyombeñe ñe dya ra juajnïji, i ma ra mbaraji k’ï dya ri chjetrjoji a xese kja xoñijomï kjana dya chjejui yo ri pesiji. Kja ye kjéé k’ï ri mimiji nu jñaa jñatrjo ts’ik’e gua ts’ik’e na b’ezhi, nuyo kja ba teji dya kja nee ra ñaji nudya exi juemeji, ri mango k’ï nu xórï k’o jizhiji kja texe ne jómï a b’onro ngeje nu ra soo k’ï ra tsjaja ngek’ua ra yepe ra zezhi nu jñaa jñatrjo, ngek’ua ye arkate ñeje yo xopute k’o jizhi ne sórï nesta ra pot’ïji jakjo na pepjiji, angezeji ngeje yo otr’ï dya neji k’ï ra jizhiji kja nguxórï, dya soo ra chjetrjoji ma nu in jñagoji ñeje yo ri pesiji sido ra ngïd’ïji k’ï ri kanrgoji a ñ’eba, dya soo ra chjejui ma dya ra mbanteji k’ï yo na punkjï e jñaa k’o ri pesiji ngeje k’ï na joo k’ï ra pjorïji, dya soo k’ï zëtr’ï nu koste ma nuzgoji sido ra b’ezhi k’ï ra mbanteji, ra b’ezhi e chopjï ñeje yo xi kjaji pama ne jñiñi jango ri mimiji nujua jakjo ri b’ïb’ïji. Kja nu padya jakjo dadyo ri mimiji texe yo ntee, nesta ra ts’ïd’ïji jakjo o jizhiji yo dyaja in dyoji a kjanu ra chjotïji ye jmicha k’ï o pjosïji ngek’ua ro jñanraji k’ï yo tee k’o xi jñaji d’a jñaa ngeje yo dya pjechi pje ra ts’aji nza kja ri janraji jakjo pese nu nzhixo ni nchju Maria, nu ngeje k’o jyéé in b’ito ye nrixo k’o xi jñaji jñatrjo, k’ï o mbedye kja nu in jñiñi ngek’ua ro jyod’ï k’ï ro mimi na joo, pe dya o b’ezhi yo o mbara ma mi letrjoji. Ri negomje k’ï ra nguarï nuyo dyopjï jakjo o dyïsïji k’ï ri juemeji kjana mi na ï’ï kja ra dyïsïji nu ñ’anio, k’o nu mbeñakjï ñeje nu m’ïb’ï yo xog’ï, jakjo ra kjuarmaji texe ye jñiñi jakjo ra nzhód’ïji texe i ra minji na joo i ra pesiji ne koxte texeji.


@NoticiaCongreso


Relacionadas